viernes, 17 de mayo de 2019

Actualidad desde Abya Yala

Argentina

Un Desierto verde

por Luciana Suez

Hola a todxs! Yo vivo en Córdoba, que es al centro de Argentina, parte de la zona sojera. En mi provincia el modelo agroindustrial viene generando muchísimas consecuencias. Originalmente la zona sureste era más cerealera extensiva pero con el boom de la soja desde fines de los 90, comenzó su avance desenfrenado arrasando con tambos, montes frutales, producciones mixtas, horticultura, agricultores familiares, diversidad, bosques y soberanía alimentaria. Esto generó la desaparición de muchos establecimientos agropecuarios y grandes migraciones del campo hacia ciudades o pueblos, generando un “campo sin gente”. El avance de la frontera agropecuaria fue acompañado del desplazamiento de la ganadería hacia zonas ambientalmente más rigurosas como el Noroeste, que es la zona donde quedan bosques nativos, generando enormes desmontes y desplazando violentamente campesinos de sus tierras. En otros casos encerró la ganadería en feed lots generando deterioro de la salud y el ambiente. Las fumigaciones se hicieron masivas y descontroladas acrecentando los problemas de salud en los pueblos y zonas más próximas a los campos. Esto viene generando importantes movimiento sociales y organización entre vecinos para ejercer presión en los gobiernos para que eviten o limiten las fumigaciones. En este marco, en muchas localidades se viene legislando y aplicando ordenanzas de creación de las llamadas “zonas de exclusión y resguardo ambiental” o “zonas de no pulverización”, donde se prohíbe fumigar a ciertas distancias de los pueblos, el problema es que dichas zonas se definen con distancias arbitrarias que van desde los 250m hasta los 1500m, y en la mayoría de los casos son insuficientes para preservar la salud. Además estas ordenanzas por lo general no van acompañadas de políticas que orienten hacia la transición agroecológica de las producciones con lo cual las tierras quedan abandonadas y terminan siendo loteadas, avanzando la ciudad y corriendo el problema. Todo este problema se acrecienta con la gran urbanización generada, ya que la misma avanza sobre los cinturones verdes hortícolas que van desapareciendo por el alto precio de la tierra que hace que sus propietarios opten por lotear y abandonar la producción. Con esto la ciudad pierde soberanía alimentaria, se incrementan los precios de los alimentos, entre otras cosas. Por ejemplo, actualmente  el 50% de la verdura de hoja viene de otras provincias, siendo que podría ser producida en Córdoba.

Comparto enlaces de dos publicaciones de las que participé, que plantean la problemática del cinturon verde de la ciudad de Córdoba. 


Del campo a la ciudad

por Virginia Reineri

Me parece sumamente interesante poder articular los procesos históricos estructurales con nuestras historias familiares y territoriales.

Como un ejemplo del (violento) proceso de migración del campo a la ciudad me gustaría traer a colación el caso de mis abuelxs, como uno mas entre tantos. Ellxs nacieron, se criaron y trabajaron hasta el año 2000 en el campo, al sur de Córdoba, en el departamento de Río Cuarto, localidad de Rodeo Viejo. Hasta entonces nunca habían sembrado soja ni utilizado fertilizantes, plaguicidas o herbicidas,  prácticamente todos los años sembraban semillas obtenidas de la cosecha anterior  (maíz, sorgo, alfalfa, avena), aunque el ultimo tiempo si comenzaron a comprar las semillas porque venían "curadas". 

En el año 1997 uno de sus vecinos fumigó con una avioneta su campo (no tengo certeza de qué herbicida utilizó, supongo se trataría de Round-up) y el viento y la deriva llevaron este herbicida al campo de mis abuelxs y al de otrxs vecinxs, terminando con, en el caso de mi familia, 40 hectáreas de maíz. Una cuestión que resulta anecdótica pero ilustrativa, es que entre campo y campo había dos pinos muy grandes que quedaron dibujados en el maíz.

A partir de esto mis abuelxs tuvieron la intención de iniciar acciones legales pero para entonces la situación económica les ajustaba bastante y se vieron en la necesidad de alquilar el campo para venirse a la ciudad ( para lo cual este no debía estar judicializado). Sumado a la pérdida que genero este hecho, ellxs ya se encontraban solxs y el trabajo se hacia cada vez mas difícil para dos personas adultas, puesto que sus hijxs habían decidido no continuar habitando y trabajando el campo. Desde entonces viven en Río Cuarto.

Este es un simple ejemplo, no de los más violentos, de cómo el modelo de agricultura industral fue desplazando otras formas de producir y como también, en algún sentido, se fueron perdiendo conocimientos puesto que lxs hijxs de mis abuelos ya no se ciaron produciendo la tierra sino que se fueron en búsqueda de "una vida mejor" en la ciudad. 

Un Modelo Impuesto

por Araceli Pared

Me viene a la memoria, cuando llegue a trabajar a Formosa, alla por el 2004, en esos momentos habia un fuerte Modelo que se imponia a la vida de Agricultores Familiares, en Villa 213, Formosa. Que coinicidia con otros lugares, de la Provincia y el Pais. En la zona rural a 30 Km de la Localidad de Villa 213, las familias se reunian para frenar ese gigante. 

Las Familias no tenian luz , entonces para conservar la carne lo hacian colgando en galerias, y a la interperie. El agua lo traian en baldes desde mas de 100 mteros de la Vivienda donde habitaban. En esos momentos algunos vecinos veian la posibilidad de ganarse algunos pesos alquilando a gente de otras provincias, Santa Fe, Cordoba, Salta, que llegaban a sembrar Soja, esos inquilinos, como no vivian alli, solo tenian a sus trabajadores, no sufrian lo que el Modelo les haria padecer a las familias. Pasaban avionetas fumigando por encima de las casas, por ende de la carne del agua y de los niños y adultos. Fue asi, que una de las hijas de esas familias vecinas, de esos cultivos, comenzo a padecer problemas luego de haber sido rociada trayendo el agua para el consumo. Se movilizaron, primero la madre, luego toda la familia, luego todo el vecindario, llegando a hacer denuncias, a la Policia, al Ministerio de la Produccion, al Intendente, para que esa gente se vaya del lugar, y a los vecinos que alquilaban, fueron hablando, reuniendose, para pedir y pensar en otras alternativas, pero que no se hagan esos cultivos alli.

Se logro frenar esos cultivos, se fueron esos Salteños, Cordobeses, Santafecinos, eso lograron Organizandose, la niña de ese entonces, hoy una joven estudiante para ser Docente, mediante su familia que no paro, aun hoy lleva las secuelas, pero VIve, la salvo la Fortaleza de la Familia, los vecinos, la Comunidad organizada. Aun hoy se hace tratamientos yendo una vez al mes 300 Km para sanar.

Coincide el momento de la Filmacion del Documental, "Como una LLamarada", que se filmo a 100 km de la Localidad de Villa 213, en Loma Sene, Pirane. Muestra de lo que padecieron mcuhas familias por las fumigaciones que complementaban el Modelo.

Hubo perdidas de Variedades, pero hubo mucha Fortaleza de luchar por recuperar y aun hoy buscan producir de forma sana, agroecologica, y lo ofrecen en sus ferias en la localidad. Conservan y recuperan semillas y recuperan Salud.  Las Ferias e Intercambios de Semillas fueron clave en la recuperacion de semillas, en compartir esta lucha, en saber y querer generar, fortalecer un modelo que produce alimentos.

La sombra del éxito

por Irene Aguer

"Somos la sombra del éxito" es un frase de Fabián Tomasi, fallecido por una enfermedad adquirida por ser aplicador de agrotóxicos en campos de Entre Ríos, mi provincia.

Y eso es lo que cada vez es más difícil de esconder. En mi provincia existe el record de niños enfermos por los agrotóxicos. Y existen las fumigaciones en las escuelas cercanas a los campos (principalmente) de soja, lo cual lamentablemente es literal.

A raíz de estas nefastas circunstancias, nacen las luchas, como la de Fabián que valientemente enfrentó las cámaras y los micrófonos. También de las y los docentes de las escuelas rurales que junto al Gremio AGMER y a al Foro Ecologista, lograron el Decreto de ampliar los límites de las fumigaciones terrestres y aéreas. 

En estas grandes extensiones de soja, que implicó el desmonte, el exilio de las familias rurales y de, inexplicablemnte, pasar del pastoreo a los feed lot, no se ha terminado con la pobreza y el hambre, sino que ha aumentado y teniendo ciudades, productoras de citrus como las más pobres del pais. Donde también, fue noticia por la muerte de dos niños, por estar en contacto con carbofurano.

Bueno, describí sólo una parte de las consecuencias del agronegocio, un panorama doloroso. Sin embargo las luchas contra el mismo, los movimientos de personas que entienden que no es la unica opción cargan de luz y esperanza, generando conciencia en los y las ciudadanas.

Ultraprocesado

por Romina Alego

Bueno, yo vivo en un partido de Buenos Aires muy urbanizado ya, casi no hay espacio verde en Lanús. Según cuentan, en la época de mis abuelos la mayoría de los vecinos inmigrantes tenían su jarín con huertas, frutales y algunos animales, esto hace mas de 30 años que no se ve. En los 90 llegaron los hipermercados al barrio, ofreciendo todos los productos que se ven en la tele. Personalmente trato de no consumir muchos de esos productos, pero en mi casa familiar se consumen galletitas, leche, manteca, dulce de leche y demás de lo que llaman "primeras marcas". Creo que la relación esta en que son las mismas empresa las que manejan desde la producción de los granos, el procesamiento de los alimentos (casi todas las galletitas por ejemplo tienen aceite de soja) hasta la venta en las grandes cadenas de supermercados y se imponen en los medios masivos de comunicación asegurando que sus productos son nutritivos, saludables y de producción sustentable. Otro caso que tiene relación, es el de los quinteros de la costa del Rio de la Plata en Avellaneda que desde antes de 1950 desarrollaban la producción frutihortícola aprovechando las crecientes del rio para el riego de los bancales, hasta 1976 cuando fueron desalojados para la instalación del relleno sanitario la CEAMSE ( Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado) que no es más que toneladas de basura producto de este sistema, rellenando el humedal costero

La constante desaparición del pequeñx horticulor/a

por Alejandro Martín Gonzalez

La ciudad en la que vivo, Bahía Blanca, no cuenta con territorios cercanos de pueblos originarios. Eso es debido a que ésta ciudad funcionó como un fuerte desde los primeros años del 1800. Y fue un punto estratégico para el Ejercito Argentino, que durante los años 1875 y 1885 en la campaña conocida como "la Conquista del Desierto", éste asesinó a la mayoría de lxs verdaderos dueñxs de estas tierras. Y lxs que sobrevivieron sufrieron la aculturización, la pérdida de sus tierras y su identidad al ser deportadxs por la fuerza a reservas indígenas o trasladadxs para convertirse en mano de obra esclava.

Pero si hay pequeñxs productorxs horticultorxs en los territorios periurbanos. Que su mayoría ,de nacionalidad boliviana, sufren la gran dificultad del acceso a la tierra. Casi todxs alquilan parcelas porque los valores de los terrenos son muy elevados para lograr comprarlos.

Pero no solo el valor de las tierras está generando la desaparición de estos pequeñxs horticultorxs. Otro factor que está jugando en su contra es la alta devaluación de la moneda local, que termina generando un incremento en el valor de los insumos (que están en precio dolar) y esto provoca que terminen reduciendo su capacidad de producción, para lograr sobrevivir. 

¿Han notado la pérdida de variedades y saberes tradicionales?

por Corina Rodrigo

Cuando comienzo mi investigaciòn como estudiante el primer paso fue hacer contacto con agricultores para conocer su trabajo y me encuentro con la perdida de la transmiciòn de los conocimientos a travès de generaciòn en generaciòn. Hoy los conocimientos son aportados por ingenieros agrònomos que estàn formados para enseñar a aplicar insumos externos y utilizar tecnologìas.Sin tratar de verdugo a ninguna de las partes he intentado entender el motivo de la falta de cuestionamiento por parte de ambas, y es simplemente que se instauro el concepto completamente erròneo sobre progreso y un gran miedo a la perdida total. Conceptos claramente derivados del capitalismo.

Otro resultado que se obtuvo despuès de un taller sobre alimentaciòn consciente que realizamos con un grupo de vecinos, es que nadie cuestiona sobre su propia alimentaciòn, sobre la alimentaciòn que le brinda a sus hijos, a su familia de forma cotidiana. Hay un importante desconocimiento sobre el tema pero ademàs una gran resistencia a abrirse a las alternativas que se ofrecen. 

Campesinos expulsados por el agronegocio

por Mónica Ángela César Díaz

Si, son expulsados de los territorios en general en todo el País y en particular norte y noroeste de córdoba, los campesinos y algunas pocas comunidades de Pueblos originarios que quedan son ilegalmente desalojados, amenazados y sus viviendas son tiradas con topadoras, después son las familias que pueblan las Villas miserias, asi de cruel y crudo, basta de eufemismos.

Hay sin duda pérdida, en la ciudad de Córdoba, en las ferias francas que dependen de la municipalidad, muchos ni conocen mas variedades que las habituales, lo que favorece un poco es algunxs compañeras/os bolivianos que traen sus variedades, por ejemplo papas, papines o ajies, pero no mucho mas.

En nuestra familia se consume mucho cereal, harinas integrales (poca) quesos no leche, verduras orgánicas en lo posible igual que las frutas, granolas, nueces y todo lo que se imaginen mientras se trabaja en la feria artesanal de Las Rosas en el Valle de Traslasierra, sino a lo que haya. Se trata de evitar cualquier producto ultraprocesado.

Sin duda las publicidades, la moda que imponen los medios de comunicación, las redes sociales y la falta de educación en el tema alimentario y de Soberanía Alimentaria, desde un tiempo a ésta parte se ha hecho bastante escaso, como algo lejano y que no sucede, la negación a tratar los temas es increible, una palta te cuesta 70 pesos, una bolsita con chatarra 35 pesos...

Expulsados del territorio

por Verónica Azpiroz Cleñan

En Los Toldos, hace 30 años, viviamos más de 4000 mapuche en el campo. Quien más quien menos, se fue yendo a la ciudad y otros se fueron a las metropolis. Hay una combinacion del problema de la propiedad de la tierra, y cambio de modelo productivo.

Ahora quedamos menos de 20 familias. Todas rodeadas de soja y algunos de los propios mapuche tambien lo siembran, porque son crianceros de cerdos, en pequeñas parcelas y como se quintuplico el precio del maiz para alimentar a los cerdos, siembran soja transgénica y con la venta de eso compran maiz para los cerdos.Es una logica muy rara, pero para quienes sobreviven en menos de 5 has es una solución.

Qué hacer? pelearnos entre comuneros?? No, solamente que no podemos ofrecer otros canales de venta de productos en transición agroecologica porque no hay ni paladar para saborear la diferencia, ni ahora poder adquisitivo para comprar alimentos de calidad. 

Las variedades de "semillas criollas" que quedan son algunas batatas, camotes, zapallos angola, sandias y melones. y Algunos frutales viejos...

En en 2009 hicimos desde mi comunidad un herbario local, para mostrar la perdida de especies, si bien no tuvo una continuidad por dos años las tomas de la ciudad y del campo, se encontraron menos variedades en el campo que en la periferia de la ciudad. Lo que no podemos saber, es si esa perdida es por el uso de agroquimicos u otro tipo de afectaciones como los ciclos inundación-sequia.

Los consumos son un poco y un poco. En el verano, cuando hay produccion de huerta se consume mucho lo propio, ahora que no hay nada, se compra en el mercado local.

Triste realidad del Chaco

por Analía Carolina Delssin

En la localidad en la que vivo conviven más de 200 familias de agricultores familiares con dos grandes productores agroexportadores. Estos avanzan enfermando a las familias con la aplicación aérea de biocidas sin respetar nada, las familias se enferman y se van del campo, lo que los obliga a venderles sus pequeños lotes de tierra a estos grandes productores que van acumulando superficie. La zona urbana crece; las familias desarraigadas empiezan a vivir la realidad urbana que desconocen, con cada familia que se va del campo se pierden saberes muy valiosos.

Hay apicultores que con cada aplicación de agroquímicos pierden muchísimas abejas. 

En relación a los alimentos que consumimos, hay un gran trabajo por parte de la municipalidad y una organización campesina, para fortalecer los procesos de producción y de comercialización de productos agroecológicos.

Colombia

El desierto verde del Valle del Kauka

por Jimmy Armando Molano Gordillo

Colombia tiene 2 rios interandinos que surcan en medio de las 3 formaciones cordilleranas, uno de ellos es el río Kauka el cual en su zona alta-media surca uno de los valles mas fértiles del mundo, lo llamamos el valle biogeografico del rio kauka. Antiguamente aquí vivieron por lo menos 4 pueblos originarios: los Nasa, los Misak, los Emberas y los PIjaos. Con la llegada de los europeos, primeramente con el genocida ultrasanguinario de Sebastian de Belalcazar, estos pueblos no han tenido descanso, como dicen los nasas "... un dia se acostaron nasas y amanecieron indios...". Rápidamente el territorio fue reconocido como un lugar privilegiado para la agricultura y con el pasar del tiempo se ha ido concentrando la tierra a costa del desplazamiento de las comunidades, las cuales han tenido que ser arrinconadas en las altas montañas en donde nace el agua. Con la revolución cubana y el reacomodamiento de los mercados de la caña de azúcar, este valle fue inundado de esta planta, a tal punto, que del bosque nativo que había (bosque seco tropical) hoy queda menos del 1% del mismo. el negocio esta concentrado en 5 ingenios azucareros cuyos dueños tienen los mismos apellidos de los dueños de la guerra de hace mas de 100 años en este zona de Colombia.  el daño ambiental que han logrado es impresionante: erosión de los suelos, contaminación de cientos de ríos, quebradas y caños, contaminación de las aguas subterráneas, contaminación del aire con las quemas, explotación de comunidades (sobre todo afrodescendientes) los cuales cosechan la caña a punta de machete a pleno sol del trópico. el riego de glifoxato lo hacen por medio de avionetas que terminan afectando la salud y cultivos de las comunidades aledañas. Como respuesta a todo ello hace 5 años el pueblo nasa se ha levantado a liberar la madre tierra en esta zona tumbando hasta el momento 3000 ha de tierra, y en estas fincas han dejado que surja de nuevo el monte y se siembren los alimentos como el maíz, la yuca y el plátano. No ha sido fácil porque la respuesta desde el estado y las mafias de los ingenios ha sido los constantes desalojos tirando gases lacrimogenos y balas, y por supuesto, cientos de amenazas a los compañeros liberadores. Y aunque algunos nasa han caido, esto les da mas fuerza para seguir, pues como dicen ellos, hay que liberar a Uma Kiwe (Madre Tierra) para liberarlo todo...

Si quieren saber un poco más del pueblo nasa... les comparto un articulo que salio desde la UNAM...saludos

Tecnificación de la vida

por Andrea Espinal Gómez

El corregimiento de Ovejas, ubicado en la region norte del departamento de Antioquia (Colombia), como muchas zonas rurales del país tienen que enfrentar las distintas modalidades de extorsión y despojo. Si bien aquí no se ha hecho presencia fuerte de la violencia armada, actores que en los ultimos años han sido fuente de despplazamiento y descampesinizacion, si se observa modalidades como la ganaderia extensiva, de la cual son propietarios escasas 5 familias en todo el territorio. A ello se le suma la incursión de empresas agricolas como San Terra, quien en pequeña porpiedad siembra monocultivos de zanahoria, a base de insumos químicos que, con el viento se dirige directmente al colegio del corregimiento, y a un gran numero de casas de familias, además de trabajar con agroquímicos y bajo tecnicas agrícolas violentas con el suelo y todo el ecosistema, se fundamenta en trabajo industrializado donde solo hay mano de obra de 5 personas.

Eso ocurre mientras se pinta el pueblo como el más seguro, sano y natural.

Costa Rica

#1 en consumo de agrovenenos

por Wilson Mendez Mora

La Costa Rica verde que tanto se promueve por el mundo deja mucho que desear cuando por ejemplo vemos datos sobre el consumo de agrotóxicos utilizados en nuestros suelos: 18 kg por hectárea, mientras países como EEUU utilizan 2.5 kg por hectárea, incluso superamos a china, en consumo de agrotóxicos nadie nos gana en el mundo y mucho tiene que ver con las miles de hectáreas de monocultivos de piña.

Y es que esto no es más que producto de el lobby político que realizan las mega corporaciones desde hace décadas, al punto de contar hoy con leyes que les defiende y permiten hacer casi que cualquier cosa. Esta misma semana el Colegio de Ingenieros Agrónomos del país manifestó su posición a favor
del uso del Glifosato, pues considera no existen pruebas que el mismo cause cáncer.

Casualmente hoy celebramos el día del agricultor costarricense, quienes lamentablemente han sido de las mayores victimas en este proceso, arrebatándoles el conocimiento ancestral y obligándoles a utilizar los métodos que favorecen a quienes dominan el mercado.

"Costa Rica verde"

por Daniela Castro Naranjo

El marketing del turismo en mi país esta enfocado en venderlo como un pais amigable y conservacionista de sus recursos naturales, realidad muy alejada con sus malas desiciones y acciones políticas.

En el tema de los agronegocios basta con conversar un poco con personas que habitan la zona norte, zona sur, pacifico y atlantico de nuestro pais para dimensionar el desastre que tenemos como sociedad y el abandono estatal en estos lugares, el enfoque capitalista respalda el aumento de las exportaciones y lo alza como un pilar de desarrollo en la economia, pero no levanta voz por todas las personas que son anuladas, expulsadas de sus tierras, obligadas a vivir fuera de sus costumbres y consumir algo que no necesitan y a conformarse con un jornal muchas veces en condiciones que no les garantizan ni tan si quiera sus derechos laborales básicos ejemplo de esto es la piña, la palma y la caña de azúcar. 

Sumándole a todo este monstruo de condiciones dignas en las que deberíamos vivir todas y todos, agreguémosle el impacto que tiene el uso de agrotóxicos que como mencionaba uno de los compañeros en este foro somo el primer país en importación de estos para uso agricola y pese a que existen algunas desiciones a nivel local de no utilizarlo en actividades no agricolas aprox el 37% se utiliza en zonas residenciales, parques y otros.

Les comparto algunas noticias que hablan sobre la discusión, acciones ecologistas  y algunos recursos legales interpuestos en la lucha contra los agrotoxicos por si gustan referenciar el tema:

Diario Extra, Semanario Universidad 1, Semanario Universidad 2, El Mundo CR, Surco Digital

Ecuador

Saberes sin sabios

por Marlene Guamán

Trabajo en el Ministerio de Agricultura, en la Dirección de Saberes Ancestrales. Desde ahí propusimos realizar una compilación de saberes y prácticas relacionadas a la agricultura, para ello diseñamos una ficha que conjuntamente salimos a socializarla en las diferentes provincias del país. Definitivamente lo que describe en el texto La agricultura industrial: Principal Amenaza para las Semillas es poco de lo que realmente sucede.

Llegamos a una parroquia llamada Aichapichu, nos entrevistamos con el presidente de la organización y le explicamos lo que intentábamos hacer, su respuesta no nos desmotivo, pero si mostro el resultado de estos 50 años de nueva colonización.

El señor nos dijo que hace 5 años, la organización había comprado esas tierra y que el crédito no fue diferenciado por ser agricultores pequeños, les toco acceder a un crédito con una entidad bancaria quines aupaban para que adquieran ese crédito, “debemos pagar casi 10000 dólares anuales nos dijo, y para ello debemos hacer producir la tierra,  como sea. Y ahora ustedes vienen a contarnos que quieren recuperar las prácticas ancestrales, la producción de mis padres jamás me permitiría siquiera poder pagar la mitad de la letra anual de estas tierras, como nos pide usted que recuperemos unas semillas que en el mercado no se comercializa”. (esto resumido de todo lo que nos dijo).

YO personalmente no tuve nada que decir sino agradecer y disculparme por quitarles el tiempo, y a mis adentros existía un gran sinsabor a lo que me preguntaba, desde cuando las grandes empresas intentaron solucionar el hambre del mundo, llevando a los agricultores a tan solo endeudarse y cambiar de pensamiento respecto de la forma de conseguir su subsistencia, a tal punto de dejar de lado las formas de vida y dando oído y ojos a todo lo que las grandes casas comerciales nos venden como “mejor vida” o “progreso”.

La recuperación de semillas en mi país está tomando fuerza, pero cuesta mucho entrar al pensamiento de los mismos productores, pero no por si mismos sino porque las grandes casas comerciales han sabido hacer bien su trabajo, sin embargo, también, pocos, pero existe gente que va dando pasitos de hormiga frente al cuidado y recuperación de semillas.

México

Desiertos de plástico

por Mariana Medellin

Si bien ahora tengo la fortuna en e campo, la mayor parte de mi vida he radicado en zonas urbanas, sin embargo he podido conocer distintos lugares y experiencias de vida rural. En este sentido, pienso en el altiplano potosino (Norte de San Luis Potosí). El proceso de agronegocio en esta región, implica de entrada la existencia de recursos, en este caso el agua. Aunque es una zona semidesértica y por lo tanto muy árida, el valle de Arista cuenta con reservas de agua. En esta zona, lxs campesinxs además de la milpa producen chiles de diferentes variedades y los comercializan frescos o secos.

A principios de los 1990, se inició la instalación de invernaderos para producción de jitomates, y desde entonces se ha venido extendiendo la instalación de los mismos hasta la fecha.

De este modo y rescatando los elementos  a analizar en este módulo, entre otras cosas lo que ha pasado en esta zona que debido al cambio en el régimen de lluvias, la gente no puede sembrar maíz, así que ahora en el mejor de los casos se compra maíz o tortillas de “maseca” de la tortillería. Los jóvenes que no migran a Estados Unidos  trabajan como jornaleros en los invernaderos, dejando de lado el cultivo de chile.

Es importante tener presente la fecha en que esto inicia, ya que en el contexto internacional, coincide con la etapa neoliberal del capitalismo, firma de TLC en el caso de México, y por lo tanto la reconfiguración económica que se visibiliza en los territorios, al verse forzados a cambiar sus actividades productivas, el uso de su tecnología y con ello se vuelven vulnerables los saberes en torno a estas prácticas, su estilo de vida se ve transgredido y con ello procesos sociales que constituye la vida campesina.

Diferentes mecanismo de expulsión y despojo de territorio

por Emeralda Azucena Mastache De Los Santos

Las preguntas propuestas para este módulo, me llevan directamente a pensar en la historia familiar del lado materno, quienes son originarios de Tabasco, un estado al sureste de México. Como a mi me tocó ser parte de la generación después de los cambios, es decir, no me tocaron las transiciones radicales que vivieron mis padres (en particular de mi madre), la situación me ha permitido ver el fenómeno con otra perspectiva y con mucha curiosidad.

Al platicar con mi madre sobre cómo era su modo de vida -en particular su alimentación- en su infancia en Tabasco, me cuenta que antes de mudarse a la Ciudad de México, comían principalmente los productos de la milpa (maíz-frijol-calabaza) que sembraba mi abuelo y que ellxs ayudaban a cosechar, también consumían café y cacao ‘frescos’ porque el pueblo estaba rodeado de esos agrobosques. De igual manera, por ser una región selvática, había una variedad de frutas según la época del año y se podían cazar diversos animales como la iguana  y el armadillo.

Sin embargo, tampoco puedo romantizar la realidad del pueblo en aquellos años. Los servicios de salud eran escasos y para ello tenían que viajar a la ciudad, que en ese caso era la capital, sumado a una época en el que el discurso de la modernidad y el progreso de las ciudades imperaba. Así -y a partir de una enfermedad que tuvo mi abuela, que no era curable sólo con plantas o buena alimentación- tomaron la atrevida decisión de mudarse con los cuatro miembros más pequeños de la familia (entre ellxs mi mamá) a la Ciudad de México, lo que los llevó a reconfigurar todo su modo de vida.

Pese a los cambios, mi abuela procuró mantener algunas prácticas a la hora de cocinar y elegir alimentos (desde lo que podía encontrar en la urbe), aún así empezaron a consumir productos más industrializados, además de que todo tenían que comprarlo ya que ellos no tenían tierra dónde producir.

En mis visitas al pueblo tabasqueño donde creció mi mamá, observo cambios en el paisaje: ahora en las parcelas aledañas hay monocultivos de piña (cuya cosecha la acapara completamente una empresa de galletas, para producir las jaleas) y plantaciones de eucalipto (para producir papel) y quedan escasos manchones de selva, cafetales y cacaotales. En las mesas de las casas puedo ver el ‘pan Bimbo’, las ‘papitas’ (sabritas), las galletas, el refresco, el  jamón, el ‘queso amarillo’...entre otras, eso combinado con la frutas de temporada, cuyos árboles son cada vez más escasos.

Este pequeño relato familiar, a mi parecer, ilustra una de las tantas causas del fenómeno migratorio que en los últimos treinta años (o más) muchas familias rurales mexicanas han vivido y que se explica claramente en el texto correspondiente a esta clase. Quizá la ‘expulsión’ de nuestra familia de su territorio, no fue drástica-repentina, pero sí fue resultado de una estrategia política de descampesinización con sus violencias simbólicas, donde los pueblos y las comunidades rurales en nuestro país no contaban (y muchas siguen sin contar) con los servicios básicos y/o dignos de salud y educación.

El retorno al campo y la resignificación de la vida campesina tiene retos fuertes pero, gracias a muchas iniciativas contrahegemónicas que alimentan la esperanza, podemos ver luz en el camino y coincido que la defensa de las semillas está en el núcleo de ello.

La pérdida y descalificación de los conocimientos tradicionales y la destrucción de la biodiversidad

por Olivia Guerrero

Decía mi abuela  "limpiarse o tomarse una infusión con las hierbas tal o cual, te liberaría de tu mal", curarte del susto, de empacho, curarte en el temazcal, acudir a una partera... así crecimos, bajo esa influencia y los saberes de mujeres valiosas a nuestro alrededor. Ese conocimiento, se ha perdido por miedo, por descuido (las hijas de curanderas no siguen los pasos de la madre) o porque esas hierbas "no salen más" o porque la biopirateria se lleva constantemente gran parte de las plantas.

Celebro que existan movimientos donde realcen el potencial alimenticio de plantas consideradas anteriormente como "malezas" (quelites); Pero fijo mi atención en  grupos de Chef, cooperativas, empresas, quienes diseñan proyectos dirigidos a la alimentación y sean de alcance a pocas personas con nivel económico alto y especializado, dejando de lado al resto de la población con alimentos altamente procesados por la industria alimenticia.

Se han perdido grandes comunidades de manglar por los proyectos turísticos, junto con ello los valiosos servicios ecosistemicos que brindaba en una región, estado, país, planeta; cientos de especies de animales desaparecen junto con esta comunidad al no tener donde habitar o llegar a descansar (caso de aves migratorias). Poblaciones humanas dedicadas a la pesca, deben migrar o laborar en esos centros de trabajo (muchas veces sin derechos laborales). No sólo se pierde una especie vegetal o animal, sino un sistema natural importante que altera la vida en su totalidad. 

Amenazas al café campesino Mesoamericano

por Pedro César González Flores

En la frontera de Chiapas, México, con Huehuetenango, Guatemala, está el territorio del pueblo Chuj , mayas a quienes ha "cruzado" la línea geopolítica, pero que resisten con saberes y tradiciones resilientes. En la zona de Los Lagos de Montebello, y de La Laguna Larga, alimentadas por las lluvias de la Sierra de los Cuchumatanes se ha sobrevivido y algunas veces prosperado, con los policultivo de milpas, traspatios_solares, y cafetales bajo las sombras frutales de selvas y bosques, en espacios de diversidad biocultural y organización cooperativa.  A pesar del sufrimiento por la violenta represión con la guerra de "tierras arrasadas" del genocidio guatemalteco, que expulsó a decenas de miles de refugiados. 

La base comunitaria se ha intentado reconstruir con el trabajo campesino de maíz y café de alta calidad, y en relativa armonía con la abundancia de recursos. Pero cuando se alzaba del suelo la esperanza, además de la represión militar ha venido la invasión de maíz "barato" extranjero, y de plagas devastadoras para las variedades campesinas de café. La falsa solución de asistencia corporativa ha inundado los mercados con granos transgénicos y variedades que promueven deshacerse de la cubierta árborea para vender en exclusividad a empresas como Nestlé que lo transforma en café soluble en el Puerto Chiapas, construído por el gobierno corrupto a su servicio con el esquema de "Zona economica especial" serviles a transnacionales tan crueles como la mineras canadienses y previsto por el corporativo "Proyecto Mesoamérica", antes PPP, que ahora copian hasta la tambien cafetalera Colombia.  

Aún en contra de estas tácticas criminales y de la guerra sucia que intereses estadounidenses e israelíes ejercen en Guatemala, por ejemplo con la llamada "Franja Transversal Norte", es de admirar la lucha de los pueblos originarios y campesinos, que han logrado frenar la promulgación de leyes de semillas propuestas al servicio de "monsanto", que consiguieron el derrocamiento de un presidente militar y descarado narcotraficante, y que hoy vuelven a las carreteras con la Marcha por la dignidad en defensa de sus territorios. Incluso la población más forzada a la desesperante migración, no deja de llevar en las "caravanas al norte", el hatillo de semillas y saberes, con los que sueñan en retornar. 

Para más info les sugiero www.redsag.net o conocer a orgs como Mamá Maquin o el Comite de Unidad Campesina CUC

Nicaragua

Agronegocios: denominador común

por Ludy Prado

Sin duda que el modelo de agronegocios y sus impactos en la vida de las comunidades son un denominador común en muchos países de America Latina. Sus efectos generan conflictos y provocan luchas y resistencias constantes.

En el caso de Nicaragua es conocido que la concentración de la tierra apta para producir no está en su mayoría en manos de campesinos, lo cual genera un problema de migración, por un lado, y de explotacion por el otro. Sin omitir los casos de muertes de trabajadores por agrotóxicos (Caso Nemagon por ejemplo).

En Costa Rica, donde me encuentro hace unos meses, también se presenta un escenario de conflictos con relación al modelo de agronegocios. En zonas como Upala y Talamanca caracterizadas por presencia de monocultivos es preocupante los indices de pobreza que existen, sin omitir los conflictos ambientales denunciados.
La lucha contra estos modelos es constante y la presencia de movimientos y organizaciones son los únicos que pueden continuar generando cambios positivos en pro de una sociedad en la cual el progreso sea incluyente...

Agronegocio en Nicaragua

por Harold Raúl Calvo Reyes

En el caso de Nicaragua, es muy similar a los que ocurre en centroamérica y latinoamérica.

Nicaragua llego a producir entre 1950 -1970 mas de 310 mil manzanas (una manzana tiene 7 mil metros cuadrados) y donde importaron mas de 58 millones de dolares en agroquimicos por ciclo de producción y jamas lograron aumentar los rendimientos, al contrario en cada ciclo iban disminuyendo y aplicaban mas quimicos.  El algodon causo y tuvo un impacto fuerte en todo el occidente de nicaragua donde hay buenas tierras y habia abundante agua. hoy los suelos estan desgradado y las fuentes de aguas contaminadas. El aire esta contaminado. Afecto otros negocios como la pesca tradicional al contaminar las aguas, afecto la ganaderia y provoco daños irreversibles en la salud de las personas, aun es zona donde la gente padece de cancer, de problema de insuficiencia renal. A partir de 1990 el algodon desaparecio y le sigue el Mani, Ajonjoli, Soya y caña de azucar, con el mismo modelo convencional.

Panamá

Expolio del Istmo

por Alberto Espino

La United Fruit (Chiquita Banana) estaba en Panamá, incluso antes de que el Dollar estadounidense tuviera mayor circulación en el Istmo a partir de que Theodore Roosevelt enviara una flota de guerra a las costas panameñas, con el propósito de asegurar sus acciones en el Panama Canal Company (fraguando así la secesión de Panamá con Colombia).

La historia panameña empezó a desdibujarse desde mucho antes de esa fecha. El 'indio' Urracá se enfrentó por 9 años a los conquistadores al principio del Siglo XVI. Para esos mismos años, el 'vasco' Nuñez de Balboa, en sus planes de conquista, asesinaba a los nativos por centenares. Hoy el rostro del 'indio' Urracá aparece solo en las insignificantes monedas de 1 centavo, en contraste con la imagen del 'conquistador', que aparece en estatuas, avenidas principales, en las medallas mas honoríficas, y para colmos, a él se invoca al utilizar la moneda nacional en paridad permanente con el dóllar. (1 Balboa es el equivalente a 100 centavos con el rostro de Urracá)

No extraña entonces que Panamá ostente ser el 6to país más desigual de todo el mundo, y que paradójicamente se espere que encabece la lista latinoamericana como el país de mayor crecimiento en 2019. Claro, esto es así porque no se contabilizan las externalidades negativas, categorizadas como fallas del mercado. Entre ellas se puede identificar la contaminación, el expolio, la desigualdad, la corrupción....

Del acaparamiento de tierras desde la colonización del SXV por burgueses criollos, cómplices de la secesión de Colombia en 1903, el expolio moderno se detona con la invasión militar de 1989, cuando los nuevos gobernantes (allegados del Cartel de Cali) impuestos por el imperio mas criminal de la historia humana, se repartió las ventas de las estatales, introduciendo a la vez el modelo transnacional extractivista.

Desde décadas y de manera sistemática, la Reserva de la Biosfera de la Selva de Darién está siendo desvastada por la tala, poniendo en riesgo las operaciones de tránsito por el Canal (cuyos ingresos directos van al Citibank de New York). El Corredor Biológico Mesoamericano está interrumpido por la Mina (de Oro y Cobre) de Petaquilla, cuyos metales preciosos son invisibles para la Nación en favor de la canadiense Quantum Minerals.

Chiquita Banana expolió y se fué luego de un siglo, abandonando suelos llenos de muerte. En la soledad, los campesinos optaron por reconstruir esos suelos y empezar nuevamente sin ayudas.  Hoy Del Monte de manera sorpresiva obtiene un contrato con el Gobierno y empezaron las persecuciones. El Servicio Nacional de Fronteras, de entrenamiento militar, se ha prestado como herramienta deshonrosa para el uniforme al servicio de las corporaciones. Los cultivos y casas están siendo destruídos y gente está privada de la libertad.

A este gobierno de Juan Carlos Varela le quedan 40 días, pero no se esperan cambios con el nuevo que entre, porque a fin de cuentas, los mandatarios relacionados con las mismas familias de apellidos abolengos, permanecen capturados en las puertas giratorias movidas por los Lobbies empresariales de poder.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario