sábado, 7 de octubre de 2017

Un nuevo paso adelante en el proceso de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos

La Vía Campesina, FIAN Internacional y CETIM y sus socios se complacen en anunciar la adopción por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU de una nueva resolución sobre los derechos de los campesinos por una amplia mayoría. Después de varios años de trabajo intensivo, este es un importante hito en la victoria en la defensa de los derechos del mundo rural.

Ginebra, 3 de octubre de 2017 - La resolución sobre los derechos de los campesinos fue aprobada por la ONU el viernes 29 de septiembre de 2017 por 34 votos a favor, 11 abstenciones y 2 en contra. Encomienda al Grupo de Trabajo Intergubernamental que finalice la "Declaración sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales". También prevé su adopción en 2018 por los Estados miembros de la ONU. Algunos de los derechos incluidos en esta declaración incluyen:
  • Derechos a los recursos naturales y derecho al desarrollo - Según esto, los campesinos y demás personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho a tener acceso y utilizar los recursos naturales que sus comunidades necesitan para disfrutar de condiciones de vida adecuadas. Tienen derecho a participar en la gestión de estos recursos ya disfrutar de los beneficios de su desarrollo individual o en colaboración con otros
  • Derecho a la alimentación y soberanía alimentaria - Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho a una alimentación adecuada y el derecho fundamental a estar libres del hambre. Esto incluye el derecho a producir alimentos y el derecho a una nutrición adecuada que respete sus necesidades y particularidades sociales y culturales, lo que garantiza la posibilidad de disfrutar del más alto grado de desarrollo físico, emocional e intelectual. Los titulares de derechos reconocidos en esta Declaración tienen derecho al derecho a la soberanía alimentaria. El derecho a la soberanía alimentaria es el derecho de los pueblos a alimentos saludables y culturalmente apropiados producidos mediante métodos socialmente justos y ecológicamente sensibles.
  • Derecho a la tierra y otros recursos naturales - Los campesinos y otras personas que viven en zonas rurales tienen derecho, individual y colectivamente, a las tierras, cuerpos de agua, mares costeros, pesquerías, pastos y bosques que necesitan para alcanzar un nivel de vida adecuado, tener un lugar para vivir en la seguridad, la paz y la dignidad y para desarrollar sus culturas.
  • Derecho a las semillas - Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho a las semillas, entre ellas: a) El derecho a la protección de los conocimientos tradicionales relativos a los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura; b) El derecho a participar equitativamente en el reparto de los beneficios derivados de la utilización de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura; c) El derecho a participar en la toma de decisiones sobre cuestiones relacionadas con la conservación y la utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura; d) El derecho a guardar, utilizar, intercambiar y vender semillas o materiales de reproducción almacenados en granjas.
  • Derecho a la diversidad biológica - Los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales tienen derecho, individual o colectivamente, a conservar, mantener y utilizar de manera sostenible la diversidad biológica y los conocimientos asociados, incluso en la agricultura, la pesca y la ganadería. También tienen derecho a mantener sus sistemas agrarios, pastorales y agroecológicos tradicionales de los que dependen su subsistencia y la renovación de la biodiversidad agrícola.
  • Derecho de las mujeres campesinas - La Declaración busca eliminar la discriminación contra las campesinas y otras mujeres que trabajan en las zonas rurales, a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, que gozan plena y equitativamente de todos los derechos humanos y libertades fundamentales y que busquen, participen y se beneficien de su desarrollo rural económico, social y cultural.
Después de este importante paso, las negociaciones de la Declaración continuarán en 2018. Llamamos a todos los Estados a participar activamente en el Grupo de Trabajo Intergubernamental ya asegurar la pronta aprobación de la Declaración. Los campesinos, otras circunscripciones rurales y sus partidarios estarán observando su participación.
**** 
Contactos:
  • Henry Saragih - Comité Internacional de Coordinación La Via Campesina: hsaragih@spi.or.id
  • Ana María Suárez Franco - Representante Permanente Internacional de FIAN en Ginebra: +41 787 96 22 54; E-Mail: suarez-franco@fian.org
  • Melik Ozden - Director del CETIM (Centre Europe-Tiers Monde): +41 22 731 59 63; contact@cetim.ch

jueves, 5 de octubre de 2017

Firme llamamiento de la Alianza ante nueva fase de negociaciones

En una reciente declaración, la Alianza para el Tratado ha afirmado que, para que la próxima sesión sea exitosa, en ella se deberían impulsar negociaciones constructivas entre los Estados sobre elementos concretos y detallados del futuro tratado, así como se debería crear una hoja de ruta para la conclusión de las negociaciones.
Mujer en una marcha de protesta contra el impacto de las operaciones comerciales
Foto: James Rodriguez

El Grupo de Trabajo Abierto Intergubernamental (GTA) sobre corporaciones transnacionales y otras empresas con relación a los derechos humanos celebrará su tercera sesión entre el 23 y el 27 de octubre del este año. Tras dos exitosas sesiones, las negociaciones se basarán en el borrador presentado por quien ocupa la Presidencia-Relatoría del GTA. Se espera que las discusiones sean más detalladas y concretas, para lo que es necesario que los Estados participen de un modo constructivo y cooperativo.

Durante las dos sesiones anteriores (2015 y 2016) fue posible llevar a cabo un debate enriquecedor que ayudó a identificar una base común sobre la que avanzar en la elaboración del tratado: la obligación primordial de los Estados es proteger los derechos de las personas, incluidos los extraterritoriales, por encima de todo lo demás.  En el presente, los vacíos regulatorios están derivando en abusos y violaciones de los derechos humanos con una terrible impunidad. A nivel global, las corporaciones intervienen en operaciones que resultan en daños medioambientales, acaparamiento de tierras, uso de trabajo esclavo, por mencionar sólo algunos de la interminable lista.

Tal y como ha sido recogido en la reciente declaración, que hace un llamamiento a la población para que apoye el proceso, “la introducción y reglamentación de obligaciones nacionales e internacionales es necesaria para que los Estados puedan por fin cumplir con su obligación de proteger los derechos humanos y ambientales frente a las actividades dañinas de compañías transnacionales y otras empresas”. Para poder asegurar el éxito de la sesión, el compromiso de los Estados para con el proceso es tan importante como la movilización y solidaridad de los pueblos.

Lee y firma la declaración aquí y movilízate.

Para cualquier consulta con los medios, contacta con:   delrey@fian.org


NOTA A LOS EDITORES/AS:

La Alianza ha estado trabajando para la creación de un instrumento legalmente vinculante desde 2013, cuando se difundieron por primera vez una serie de reivindicaciones, incluida la aprobación de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para la creación de un GTI con el cometido de llevar a cabo el tratado.

treatymovement.com


domingo, 1 de octubre de 2017

Monsanto expulsado del Parlamento Europeo




29 DE SEPTIEMBRE DE 2017

Las puertas del Parlamento Europeo permanecerán cerradas por un tiempo para los grupos de presión de Monsanto, después de que el gigante estadounidense decidiera negarse a asistir a una audiencia parlamentaria en acusaciones de interferencia regulatoria.
Por primera vez, los diputados europeos han utilizado un nuevo procedimiento que permite la retirada del acceso parlamentario a las empresas que no acudan a las consultas parlamentarias o a las audiencias cuando se les convocan. La prohibición, que fue votada ayer, fue apoyada por todos los principales bloques parlamentarios. De hecho, el Parlamento se unió para contrastar el lobby de la multinacional estadounidense. "Aquellos que ignoran las reglas de la democracia también pierden sus derechos como cabilderos en el parlamento europeo", dijo el presidente del Partido Verde, Philippe Lamberts.
Esto significa que se deniega el acceso a los sitios institucionales, las reuniones de comités y los recursos digitales en los locales del Parlamento en Bruselas y Estrasburgo. Este es un duro golpe para Monsanto que parece aún más duro frente al día de la votación sobre la renovación de glifosato.
La reunión organizada por los comités de medio ambiente y agricultura, que Monsanto ha evitado de manera imprudente, tendrá lugar el 11 de octubre, donde también acogerán académicos, reguladores y activistas. La cuestión que se discute es la influencia indebida en los estudios de regulación de la seguridad del glifosato que Monsanto elaboró para poder seguir produciendo su herbicida RoundUp.
En una carta enviada a los eurodiputados, Monsanto trata de aclarar su decisión. El vicepresidente de la multinacional, Philip Miller, escribió que la audiencia conjunta en el Parlamento Europeo no es un "foro apropiado" para la discusión del tema, ya que parece una trampa más de aquellos que no creen en las prácticas agrícolas modernas. Además, expresa dudas en cuanto a la politización del procedimiento de renovación del glifosato, un procedimiento que, a su juicio, debe ser sólo científico.
Desafortunadamente para Monsanto, la decisión de renovación también es política y tiene que tomarse democráticamente. Y por suerte para nosotros, los eurodiputados se han enfrentado al gigante.